““¿ … si nos cuesta trabajo pensar en El Lago de Tota como símbolo de la Cultura boyacense, dice la autora, y colombiana, agregamos, siendo el segundo lago más grande del Continente, de los más altos del mundo, si no lo volteamos a ver qué nos espera con el rumbo que pueden tomar nuestros recursos naturales?”

Foto: http://www.jovenesverdesdelasamericas.com/2012/03/en-vista-de-lo-visto-me-desvisto.html

Por: Mónica Borrero Fernández

Cuenta la leyenda que hace muchas lunas, antes que se iluminara el mundo Muisca, habitaba en el Lago un enorme monstruo en forma de serpiente, cuyo oficio consistía en aterrar a sus visitantes. A la llegada de Bochica, fue convertido en islas para que siguiera cuidando las tranquilas aguas. Muchos años después, durante la época de la conquista española, los indígenas seguían hablando del gran monstruo dormido que albergaba uno de sus principales santuarios: El Sagrado Lago de Tota. A todo aquel que se atreviera a acercarse, la gran serpiente lo devoraría en dos bocados. La esperanza con esta intimidación era evitar el saqueo de las ofrendas de oro que hacía, cada solsticio, el Cacique de Suamox a SIE, Diosa del agua, ser supremo dador de vida.

 

Foto: Google.com

Para la cultura Muisca el agua era el centro de su cosmogonía. El Lago de Tota era origen, vida, fertilidad… Sin embargo, quinientos años después, ese carácter sagrado se desvanece para convertirse en una simple mercancía. En este presente arrasador, El Lago se ha convertido en una enorme cloaca a donde llegan toda clase de desechos.

 

Son innumerables las amenazas que lo asedian: cultivos de cebolla que crecen en sus orillas arrojándole residuos agro tóxicos; hoteles que se erigen alrededor de sus 55 Km cuadrados, vertiendo en él sus aguas negras; cultivos de Trucha que lo intoxican con los restos de la alimentación; desechos contaminantes de la minería ilegal que se realiza cerca a los ríos que nacen en los páramos que alimentan El Lago; el cambio climático; las aguas residuales del Municipio de Aquitania; los 3.000 litros por segundo que consume PazdelRío y otros acueductos vecinos, sin ninguna compensación; la indiferencia de los moradores cercanos, de los lejanos y el aparato del Estado; el crecimiento acelerado del alga elodea, introducida como un mecanismo biológico para filtrar y controlar los desechos orgánicos y que hoy impiden la navegación en algunos sectores del Lago e, incluso, tiene sus aguas en riesgo de ‘morir por asfixia’ por su capacidad de “robarle el oxígeno”; y como si esto fuera poco, las exploraciones petroleras que se están llevando a cabo desde hace más de un año.

 

Foto: www.radiosantafe.com

Este es el tema que más preocupa a los habitantes que viven en los alrededores del Lago, a los naturalistas, a los Vigías del Patrimonio Cultural y, en general, a la población con conciencia medioambiental.  La práctica de exploración sísmica que se utiliza, afecta la tierra, los ríos, La fauna nativa, las carreteras y, lo más importante, el agua. Adicionalmente, trae consecuencias económicas y sociales para la región.

 

El Sagrado Lago de Tota es un Patrimonio Cultural Natural, gracias a sus valores de tipo histórico y simbólico que generan Identidad. Si se pone en riesgo su protección y conservación con la explotación de hidrocarburos, es muy probable que desaparezca rápidamente y las futuras generaciones no alcancen a conocerlo. Ya muchos bienes y manifestaciones relacionados con el Patrimonio Cultural de la Provincia de Sugamuxi han desaparecido, básicamente por desidia y abandono de los gobernantes. Cuesta trabajo pensar que, por intereses económicos, este hermoso paisaje cultural le sea entregado – como muchos otros en el país -  a una multinacional para que lo destruyan y arrasen con miles de años de historia, instalando unos espantosos pozos petroleros. Uno de los pocos monumentos a la memoria que las personas reconocen y por el cual han generado un sentimiento de apropiación, está siendo atropellado en su dignidad.

 

Foto: Google.comFoto: Google.comAhora bien, si nos cuesta trabajo pensar en El Lago de Tota como símbolo de la Cultura Boyacense, revisemos el término del Agua como Bien Común, Patrimonio de la Humanidad. Así como para los Muiscas representaba la Diosa de la vida, para la UNESCO es uno de los tres elementos fundamentales para la sostenibilidad de los seres vivos en el planeta. Sin embargo, el 40% de sus habitantes están sufriendo del stress del agua, es decir, su cantidad y su calidad  son insuficientes. La insaciable industrialización, los altos niveles de contaminación, la extracción irracional de aguas fósiles no renovables, el derroche en los sistemas de irrigación,  la energía térmica productora de emisiones de gases de efecto invernadero considerados responsables del cambio climático en los países desarrollados, han dejado una desigualdad inmensa entre la cantidad de agua que se destina para la agricultura y la industria (92%) y la que se reserva para el consumo humano (8%). Ya se habla de una posible guerra por este recurso, pues existen monopolios en la distribución de botellas plásticas que, en algunos países, alcanzan costos absurdos de $ 12 US.  ¿Cuánto costará en diez años un metro cúbico de agua del Lago de Tota, si es que todavía en esa fecha es potable?

 

 

 

Sin embargo, no todo es malo: existen ya algunas ONGs y movimientos cívicos en defensa del Lago de Tota, entre ellos la Fundación Montecito quien  logró para el Sagrado Lago, en el 2012, el PREMIO GLOBO GRIS DE LOS HUMEDALES  entregado por la WWN, World Wetland Network, Red Mundial de Humedales, entidad que agrupa 500 Organizaciones a nivel mundial, que trabajan por el mantenimiento y la recuperación de los humedales en todos los continentes. Este premio se otorga a los que están siendo activamente degradados, abandonados o que están bajo amenaza. Felipe Velasco, director de la Fundación gestora de la nominación, asegura que: “el premio consiste en visibilizar a nivel internacional la problemática del mal manejo y estado de amenaza del Lago de Tota, con el fin de fomentar las buenas prácticas; es un premio lamentable pero necesario y estratégico para procurar un cambio positivo”.

 

Foto: Google.com

Ellos se han encargado de capacitar a los cebolleros, a los truchicultores y a los que se lucran del Lago con el turismo, en la protección, conservación, salvaguarda, recuperación y sostenibilidad de la cuenca, para garantizar que de una u otra forma la sociedad civil se empodere de su Patrimonio Natural y lo defienda ante estos nuevos saqueadores que amenazan con destruirlo. El destino del Sagrado Lago es una preocupación constante de sus veedores: Si el Agua es un Patrimonio de la Humanidad, ¿Cómo evitar que su preciado líquido se vuelva una mercancía o que se le instale por encima la producción de petróleo?

Las experiencias de explotación petrolera en otras zonas del país son funestas. En el Casanare han ocurrido grandes sequías, porque las explosiones que se producen dentro de la tierra para buscar el oro negro (fracking) crean unas grietas profundas por donde se filtra el agua. Los pájaros han emigrado porque su vida se ha visto seriamente amenazada al no poder dormir y aspirar emisiones de gases. En el Meta, los daños ambientales se vienen evidenciando desde hace 25 años, afectando el agua, las tierras fértiles y la ganadería. La industria maderera y la agricultura se han acabado, porque la mano de obra se ha encarecido: ya nadie quiere ser campesino.

 

Foto: Google.com

Actualmente el agua que se saca de Lago de Tota es mayor a la cantidad que le entra (entre 1.300 y 1.500 litros por segundo) de los ríos que vienen de los páramos que lo rodean. No obstante, estos también están minados ya que muchos han sido desviados, otros secados, otros contaminados… Quedamos a la espera de los acuerdos a los que lleguen los administradores del país, y mientras el Ministerio del Medio Ambiente prohíbe las exploraciones en el Lago y en los páramos cercanos, el Ministerio de Minas otorga más licencias de exploración y explotación.

 

No se ha perdido la esperanza. De acuerdo a la profecía Muisca, seguirá siendo SIE  la generadora de vida, la protectora del ambiente, la salvaguardadora de mitos y leyendas. Será ella quién levante de su sueño a la gran serpiente negra para que resguarde de nuevo el Sagrado Lago de Tota y devore a sus nuevos saqueadores…  Ojalá no sea demasiado tarde.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

www.bdigital.unal.edu.co

www.semana,com/nacion

www.causatota.net

www.defensalagodetota.info

www.fundacionmontecito.com

www.eltiempo.com

www.laotraorilla.co

www.lasillavacia.com

 

https://sites.google.com/site/lagodetotaaldesnudo/

 

COMENTARIOS

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa