Publicación de la Red Nacional de Mujeres

Excombatientes de la Insurgencia

LAS HUELLAS DEL EXILIO

< volver a la publicación

< volver a la sección

Las mujeres del exilio se resisten al olvido, insisten en su lucha y persisten en sus sueños. Esta es la historia de la resiliencia de un colectivo de mujeres colombianas residentes en España, que se sanan y dejan huella.

 

Por: Luz Bibiana Pineda R.

www.ypensandolobien.com

 

 

 

El exilio es ese ente desconocido al que nunca pensamos enfrentarnos, el que habita otros mundos y nos habla de otras realidades; el que trunca nuestros sueños y se lleva la esperanza; el que se ampara en el silencio para derrotar los bríos y se cuela por debajo de la puerta para anunciarnos que es hora de mudar de anhelos y salir a descubrir nuevos mundos. Ese lugar que nos habla en otro idioma y nos canta melodías utópicas, es también el lugar que obliga a reconstruir los planes y a dar aire fresco a las viejas formas de nuestra tradicional historia. Es ese exilio, el lugar que ni el tiempo vuelve cálido, un monstruo al que solo es posible doblegar enfrentando su mirada incierta con nuestra esperanza.

 

Y es así, como con mirada fija y desnudando el alma, veintiocho mujeres refugiadas en España han decidido enfrentar esa tarasca para contar su historia. Veintiocho mujeres que saben que parir no es fácil, que conocen el dolor que cuesta regalar la vida y que entienden que cada hijo se lleva un trocito de nuestra existencia. Veintiocho mujeres que  alumbraron en Barcelona la hija que viene para redimir nostalgias y a quien han bautizado Mujer-Eres, una performance resultado de muchos años de incubar la idea, de trabajar un proyecto y de unir esfuerzos desde distintos puntos de la geografía española.

 

Y para que la hija llegara a un hogar con bases sólidas, esas colombianas guerreras del exilio en la “Madre Patria”, prepararon durante varios años la sala de partos y para ello crearon la asociación Colectiva de Mujeres Refugiadas, Exiliadas y Migradas en España, cuya personería jurídica recién estrenan. Y así, como tejedoras de filigrana, se dieron a la tarea de crear una performance que les permitiera hilvanar recuerdos dolorosos y zurcir tristezas traídas de su tierra, apoyadas en la invaluable cooperación del Centro Nacional de la Memoria Histórica, la Casa de América de Catalunya, la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y el Programa Mujeres de la Organización de Naciones Unidas, ONU.

 

La gesta de Mujer-Eres

 

Cuatro días de trabajo intenso en la Ciudad Condal fueron necesarios para que las expertas en teatro comunitario Juana Salgado, del Centro Nacional de la Memoria Histórica; Yolanda Consejo, del teatro Nuevo Horizonte de Barrancabermeja; Maricruz Cruel, del Teatro por la Paz de Tumaco y Norma Rivera, de Teatro por la Paz de Buenaventura, dieran forma a esta creación colectiva y mediante técnicas de teatro, artes plásticas y una gran dosis de acompañamiento psicosocial, se valieron del cuerpo hecho historia de estas veintiocho mujeres, siendo éste el único instrumento necesario para lograr la simbiosis perfecta con el público que acudió masivamente a la exitosa representación  que el pasado 4 de noviembre colgó el cartel de “Entradas agotadas” en la Casa de América de Catalunya.

 

En cincuenta minutos de una performance que se movió por todos los espacios de las instalaciones de la Casa de América, las mujeres reflejaron su historia contada a partir de un ritual en el que se muestra la crisálida, que aun herida, da vida a la más fuerte de las mariposas. El intenso y doloroso trabajo en la construcción de la memoria colectiva de las participantes, sirvió de catarsis para que cada una de las protagonistas pudiese representar su historia de exilio fluyendo desde la naturalidad, pero con toda la fuerza que cada relato contiene. Y así lo percibió el público que, al igual que ellas y mimetizado en el relato, se dejó llevar de manera natural emocionándose hasta el llanto y aplaudiendo hasta el cansancio.

 

Teatro para la reparación

 

La historia de estas mujeres puede ser la historia de vida de cualquiera de los casi medio millón de colombianos refugiados en el mundo. El objetivo de crear un guión colectivo es, además de sanar el cuerpo, sanar el alma mediante la emoción que logra despertar la habilidad escénica y quitar a las exiliadas la etiqueta que las victimiza. Es un acto reconciliador y sanador, no solo en sus vidas, sino en las de todos aquellos seres anónimos que por miedo -en la mayoría de los casos- no se atreven a verbalizar su historia.  Es una forma de relato que tiene un nivel más de identificación entre las distintas audiencias a las que se dirigirá y que está pensado para la itinerancia, con el fin de que la recordación del drama se aborde desde una narrativa distinta.

 

Los pilares de la Colectiva

 

Las mujeres de La Colectiva de Mujeres Refugiadas, Exiliadas y Migradas de España, han sido, y en la distancia continúan siendo, actoras importantes en el conflicto sobre el que ya ondean vientos de paz en Colombia. Dentro y fuera del país han sido víctimas anónimas, sin ningún tipo de reconocimiento y con un destino que, sin quererlo, difiere bastante del que soñaron para ellas y sus familias, por ello desde el exilio buscaron que su condición de refugiadas fuera tenida en cuenta a la hora de hablar de migraciones, e incidieron de manera importante en las propuestas que se plantearon en la mesa de negociación de la paz en La Habana. De esta forma, plantearon la necesidad de la restitución de tierras a las mujeres campesinas e indígenas, ya que saben, por su propia experiencia, que el destierro por razones políticas y humanitarias es el gran desconocido en el amplio espectro de las motivaciones para la migración. Igualmente, fueron enfáticas a la hora de pedir el esclarecimiento del feminicidio -del que nadie habla, pero del que han sido objeto miles de lideresas- reclamando justicia y reparación, pues muchas de las mujeres en condición de refugio sueñan con que el retorno a Colombia esté cerca y llegado el día, puedan preparar la alforja con la seguridad de que tendrán plenas garantías de respeto a sus vidas.

 

Entre las creadoras y moldeadoras de La Colectiva, se encuentran Alba Teresa Higuera Buitrago, Mercedes Rodríguez, María Nancy Valencia, Berta Quiroz, Mireya Perea, Betty Puerto, Leonora Castaño, Laura Hoyos, Claudia García y Jazmín Cárdenas, quienes están viendo reflejado todo el esfuerzo en esta creación, pues ya han recibido impulsos tan importantes como el brindado por parte del Programa Mujeres Colombia de la Organización de Naciones Unidas, ONU, y del Centro Nacional de la Memoria Histórica en Colombia, organizaciones que se han comprometido con el apoyo a los importantes proyectos con los que inician su actividad y que ya están dando mucho de qué hablar en España, no sólo por el tesón de estas mujeres a la hora de impulsar sus iniciativas, si no por lo creativo y dinámico de sus propuestas.

 

La importancia de gestionar la memoria

 

Bajo el paraguas de la iniciativa Universidades para la Paz, para el próximo curso La Colectiva tiene prevista la realización del primer diplomado “Gestoras de Memoria” que será impartido por la Universidad Autónoma de Barcelona. Esta gran iniciativa ofrecerá, entre otras cosas, las herramientas psicosociales necesarias para que las diplomadas tengan la capacidad de hacer una correcta y asertiva gestión de la información de exilio, violación de sus derechos humanos, el desplazamiento, la agresión, la intimidación, etc., mediante la recopilación, análisis y documentación de sus experiencias desarrolladas en paralelo y completa simbiosis con la historia de Colombia. Así, con el conocimiento y protagonismo que tienen dentro del conflicto, su ayuda en la documentación del mismo será clave a la hora de crear un relato muy acertado de la realidad de la guerra en Colombia. En este sentido, el diplomado busca crear un mapa para la comprensión y conservación de la memoria de lo que ha significado para las mujeres colombianas estar en medio de una guerra que aunque intentaron, no pudieron evitar.

 

Fotos: Laura Sinisterra

Fotos: Laura Sinisterra

Fotos: Laura Sinisterra

Fotos: Laura Sinisterra

COMENTARIOS

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa

  la13revista@gmail.com                          colectivomujerexpaz@gmail.com

Bogotá, Colombia