Publicación de la Red Nacional de Mujeres

Excombatientes de la Insurgencia

JUSTICIA

Nº10

 

JUN 2017

secciones

ISSN: 2539-3138

Foto: Carta La Justicia. Tarot de Marsella

 

La justicia se siente en la piel y en los sentimientos, se reconoce en los pensamientos y se expresa en acciones, este estado de alma se consigue cuando sentimos y pensamos en la verdad que hace justicia y el profundo sentimiento sanador que genera. La reparación está contenida de justicia y verdad. Desde la perspectiva de los derechos humanos la justicia reparadora es la encargada de naturalizar una nueva manera de pensar desde la lógica de la paz. La justeza es la acción de la justicia desde la individualidad enlazada a la colectividad. La ley es una reglamentación de la justicia, y es quien la institucionaliza. Las leyes normatizan el comportamiento social. La justicia es el componente que viabiliza el hacer de la paz. Los justos términos, que es distinto de aguas tibias o medias tintas es el punto en común de todo el pensamiento ancestral en relación al arquetipo justicia. La justicia es la institucionalidad para algunes, la equidad para otres, la solidaridad para muches y es la medida de la convivencia armónica para el sentido común más humanista.

 

Las palabras claves para dar por terminada una guerra se sintetizan en verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición. Esta cruenta guerra donde los rumores malintencionados y los discursos polarizados hacen que la justicia, al igual que la verdad se vuelvan ambiguas porque la ética esta enturbiada y la moral embarrada por las lógicas de la guerra sucia fomentadas por el proyecto paramilitar donde estamos de cabeza en un río revuelto y plagado de  sombras, con la atmósfera alimentada por los señores de la guerra para impedir que el país se disponga a hacer la paz, se hace necesario ponernos de acuerdo acerca de cuales son los conceptos sobre el que se define la justicia. Una de las claves para que la firma de los acuerdos cuaje es una justicia que cobije con su manto, más que una que ajusticie con su espada. Algunas posiciones desde los intereses del poder le asignan a la justicia cualquier cantidad de responsabilidades, que por lo general son encubrimientos legales a delitos enormes contra la sociedad. Otros sectores conciben la justicia como una protectora de los derechos humanos y sus garantías. Para las religiones, la justicia emana de dios y es él el supremo juez. Ahí se expone la ley y el castigo como un mandato divino. Las democracias participativas e incluyentes buscan una justicia que proteja los derechos y actúe desde el bien común.

 

Las reflexiones, las propuestas, las sugerencias, las teorías, las acciones, las creaciones para hacer la paz son necesarias, pertinentes, imprescindibles, es el momento para generar una explosión creadora de buena fe, bien común, solidaridad, creatividad, imaginación y ganas de salir de las oscuridades en las que acorralan los señores de la guerra. La paz es una convocación a la vida, la verdad genera confianza y la justicia es una mediadora de convivencias. La luminosa paz esta alumbrada por la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición. Invoquemos, evoquemos y convoquemos a las paces, a la justicia social, a las memorias colectivas, a la fortaleza para que logremos despejar las sombras de la guerra.

 

Este número diez de La13 atraviesa todo el contenido con los ojos de las justicias personales y colectivas.

 

© La 13 Revista Virtual. Web Onca creativa

  la13revista@gmail.com                          colectivomujerexpaz@gmail.com

Bogotá, Colombia